Así es la experiencia de volar el Mavic Air

Así es la experiencia de volar el Mavic Air

Si habéis volado algún dron de DJI ya sabréis lo que os vamos a comentar, volar el Mavic Air es fácil y adictivo. Por dimensiones, inteligencia en el vuelo y la propia precisión que ofrece su mando volarlo se convierte en una experiencia muy gratificante. No obstante, nosotros siempre contamos con la experiencia de Francisco Serrano, quien nos da su feedback para complementar nuestras impresiones.

Aprender cómo funciona la aplicación y todas las opciones que ofrece no será algo que nos lleve mucho tiempo. En cuestión de minutos y tras seguir las indicaciones podremos comenzar. Eso sí, siempre respetando las leyes de cada país (BOE 29 diciembre de 2017 – España) y sin comprometer la seguridad o privacidad de nadie.

Mavic Air es divertido, fácil y seguro de volar especialmente cuando usamos su mando.

Con un mando muy compacto, donde podremos colocar nuestro smartphone -hay varios cables adaptadores según integre conector microUSB, USB C o Lightning- los principales detalles que destacan es que ya no tenemos pantalla como en el del Mavic Pro y que las palancas se pueden desenroscar.

El control con el mando es preciso y mucho más satisfactorio que si usamos sólo la aplicación del móvil o los gestos. Dos opciones de control que pueden ser útiles pero no permiten explotar todo el potencial del dispositivo. Así que nuestra recomendación es siempre optar por la compra conjunta del mando. Por cierto, el mando es exclusivo. Si habéis pensado en usarlo con un Spark o aprovechar el de este o del Mavic Pro con el Mavic Air olvidarlo porque no podréis.

Hablando de la transmisión, el Mavic Air no usa el sistema OcuSync visto en el Mavic Pro. Aquí todo va vía wifi. Esta conexión ha sido mejorada gracias al nuevo sistema de antenas colocado en las patas delanteras. Aún así, no llegará a los niveles del modelo Pro. Otra cosa importante que debemos conocer es que, por legislación, en EEUU el Mavic Air logra un radio de acción de casi 4km mientras que en Europa y otros países se ve limitado a 2km.

Los sensores y toda la inteligencia del Mavic Air son un seguro para usuarios menos experimentados.

Respecto a los sensores, estos facilitan y hacen más seguro el vuelo para cualquier tipo de usuario pero especialmente para los menos experimentados. Además, en este Mavic Air tenemos una funcionalidad con la que gracias a estos sensores permiten que el dron no sólo detecte obstáculos sino que decida cómo debe esquivarlos para seguir con el vuelo.

Por supuesto los sensores, aunque son de gran ayuda, no son infalibles al 100%. Habrá situaciones donde con poca luz o con mucha luz puedan tener problemas para detectar posibles obstáculos. Pero por normal general funcionan muy bien.

Volar el Mavic Air es divertido, adictivo y más fácil de lo que pudiese parecer pero seguramente lo que más interesen sean sus capacidades multimedia, las cuales han mejorado respecto a lo que ofrecía Spark.

El Mavic Air es capaz de grabar vídeo a 4K y 30p. Una tasa de fotogramas menor que el modelo Pro pero con un mayor bitrate que ofrece más calidad en los clips de vídeo. Eso sí, el mayor bitrate sólo aplica cuando grabamos a máxima resolución. Cuando seleccionamos otras opciones de vídeo el bitrate se reduce y ajusta a las necesidades.

SIN COMENTARIOS

PUBLICAR UN COMENTARIO